La tecnología nos sorprende cada día más con sus múltiples aplicaciones e innovaciones que buscan facilitar muchas de las tareas cotidianas propias de la sociedad moderna, así como resolver problemas puntuales que afectan a un importante número de personas. Esta vez se trata de un innovador robot de nombre “Hugo” que ha sido creado como parte del proyecto “GrowMeUp” que se ejecuta en el marco del programa “Horizon 2020”, el cual se encarga de desarrollar iniciativas favorables para el apoyo de la salud en las personas de la tercera edad, esto de cara al reto que supone para el continente europeo el inevitable envejecimiento de la población y el aumento de la longevidad. El proyecto cuenta con el financiamiento del G7 que ha incluido el tema como parte de las prioridades abordadas en las conclusiones de su reunión más reciente. Por ahora, “Hugo” es tan solo un prototipo que puede desplazarse con independencia, reconocer voces, personas y objetos; pero se espera que logre interactuar con los seres humano al punto de desarrollar una conversación, así como integrarse a lo que se ha denominado como la “casa inteligente” mediante sensores especiales que le permitirán advertir ciertos peligros como una estufa encendida, un escape de gas, además, de percatarse de situaciones como el nivel de la temperatura en el ambiente, una puerta del refrigerador abierta, entre muchas otras. El modelo ha sido diseñado con el apoyo de la Universidad de Coimbra, Portugal, y según explica el ingeniero electrónico, Goncalo Martins, quien forma parte del equipo de trabajo, “Hugo” llegaría a ser un gran apoyo para los mayores que viven solos, pues tendrá la posibilidad de realizar gran cantidad de tareas como: recordar el horario de un medicamento, proponer juegos para la ejercitación de la memoria, la habilidades verbales y cognitivas, servir de enlace interactivo para mantener la comunicación con amigos y familiares, hacer llamadas de auxilio en situación de emergencia, y muchas otras. Se trata en realidad de un proyecto ambicioso que busca poner en práctica la llamada “inteligencia artificial” que colocará a “Hugo” como un robot pionero en el uso de la tecnología para mitigar problemas tan graves como la soledad en los adultos mayores, pues las expectativas apuntan a que este “compañero” pueda construir diálogos inteligentes e incluso exprese sus propiasemociones”. Evidentemente, ningún robot será capaz de sustituir la compañía humana, así como el amor y el afecto que solo se consigue en medio de  familiares y amigos; pero sin duda este tipo de robots serian un gran apoyo para los ancianos que pasan gran parte de su tiempo solos y que por el mismo proceso natural de envejecimiento pueden perder paulatinamente sus capacidades para recordar, reaccionar ante eventos inesperados o cuidarse por sí mismos. Por ello, Robots como “Hugo” son parte de un proceso conocido como la digitalización de la salud, mediante el cual la tecnología es puesta al servicio de la humanidad para solventar problemas puntuales que afectan el bienestar de las personas. No en vano, recientemente el primer ministro japonés, Shinzo Abe, hizo un llamado público a las empresas dedicadas a las innovaciones tecnológicas para que se incentiven a fabricar robots a bajo costo que puedan suplir las necesidades específicas de los ancianos de esa nación, donde el 27,3% de la población sobrepasa los 65 años de edad. Probablemente, en tan solo algunos años este tipo de iniciativas que hoy nos sorprenden, lleguen a ser parte de nuestro diario vivir, esto considerando la gran cantidad de compañías privadas y gobiernos dispuestos a invertir en la creación de diversas herramientas tecnológicas que suplan las necesidades de un mercado que apenas comienza a surgir pero que sin duda se incrementará en la medida en que estos adelantos se hagan más populares y accesibles.